Acerca del Arba’in

Back to Blog
calendarioislamico

Acerca del Arba’in

LECTURA SOBRE ARBAIN E IMAM HUSEIN (A.S.) EN KAUZAR

POR: SHEIKH ABDULKARIM OROBIO

 

Existen solo unas pocas reuniones en el mundo que se lleven a cabo en total paz, sin pérdida de vidas y según la enciclopedia Wikipedia- de las cinco congregaciones que han albergado a más de 10 millones de personas, cuatro han ocurrido en Karbalá:

 

  1. En el 2012 se cree que casi 21 millones de personas visitaron la tumba del Imam al-Husein as en Karbalá´, en el Arba’in del 14 de enero.

 

 

  1. En el 2011 un estimado de 15 millones de personas visitaron al Imam Husein en Karbalá en su Arba’in

 

 

  1. En el 2010, entre 10 y 14 millones de personas.

 

 

  1. En el 2009 14 millones de personas en el Arba’in.

 

¿A qué se debe este ferviente deseo de millones por viajar  a una tierra desconocida para muchos, inclusive a pie, desde Nayaf hasta Karbalá´? De eso vamos a hablar:

 

 

Las palabras de los infalibles, (a.s.) enfáticamente guían a los creyentes a estar presentes en Karbalá para conmemorar el día 40 del martirio del Imam Husein, de hecho, el 11avo Imam Hasan al-Askari (a.s.) consideró este acto como una de las señales claras de un verdadero creyente cuando dijo:

 

Cinco son las señales de un verdadero creyente:

 

  1. 51 raka’ats (17 de las cuales son obligatorias y 34 recomendadas)
  2. Zyārat Arba’in
  3. Portar un anillo de Aqiqah en la mano derecha
  4. Colocar la frente sobre tierra (en prosternación en el Salāt)
  5. Pronunciar claramente en voz alta Bismillahi Rahman irrahim cuando se reciten las dos Surahs de la oración.

 

La Zyarat Arba’in, la cual recitamos en Karbalá y en nuestros hogares si no tuvimos la bendición de viajar en el día 20 del mes lunar de Safar, ha sido transmitida por un compañero llamado Safwan al-Yammal de parte del Imam Ya’far ibn Muhammad al-Sādiq (a.s.), en la cual el Imam le dijo que visitara al Imam al-Husein y recitara una formula especifica en la tarde del Arba’in.

 

Aunque hay diferencias de opinión acerca de la fecha del Arbai’n-e-Husayni-si fue en el año 61 después de la masacre en Karbalá o si fue el año siguiente? Cual sea la opinión, la realidad es que la visita a la sagrada tumba del Imam al-Husein y su noble familia y amigos en el día del Arba’in es muy importante y es algo lo cual todo verdadero creyente debería tratar de realizar durante su vida.

 

La primera visita fue realizada por Yabir ibn Abdulá al-ansari, cuando le rindió honores al Imam (a.s.).  Yabir fue un famoso compañero del Profeta, a quien todos amaban y respetaban y participó de mucha batallas junto al Mensajero de Allah (P), también ha narrado muchos hadices, y fue tan amado por el Mensajero que solía visitarlo personalmente!!.

 

En una reunión, Yabir le pidió a su esposa que cuando el Profeta llegara no le hiciera ninguna pregunta. Ella narra que cuando el Profeta llegó a su casa, le hizo caso a Yabir, y cuando Yabir recibió al Profeta (P) le dijo: ¡Oh Mensajero de Allah, salutaciones de mi parte y mi esposa para ti!. El Profeta respondió: “Las salutaciones de Alllah sean contigo y con tu esposa”.

 

Ciertamente que Yabir había escuchado muchas palabras del Profeta acerca del estatus del Imam al Husayn y había logrado comprender el elevado estatus de ambos nietos del Profeta, el Imam Hasan y el Imam Husein (a.s.), por lo que no debería sorprendernos que fuese el primer compañero del Profeta quien a pesar de su avanzada edad, realizó un viaje hasta Karbalá en cuanto escuchó lo que le había sucedió al nieto del Profeta (a.s.).

 

 

Al-A’smah narra de ‘Atyyah al-Awfi, quien dijo: “Partí con Yabir ibn ‘Abdullah al-ansari (ra) para visitar la tumba de al-Husayn ibn ‘Ali ibn Abi Talib (a.s.) y cuando entramos en Karbalá, Yabir se acercó a la orilla del Rio Éufrates, realizó una ablución mayor (Gusl) y vistió sus ropas limpias; luego abrió su bolso, el cual contenía Su’d (una planta con dulce fragancia). Esparció el perfume por todo su cuerpo, luego y no dio un solo paso sin recordar el nombre de Allah, hasta que  llegó a la tumba de al-Husein (a.s.)

 

Luego me dijo: “Ayúdame a tocar la tumba, y lo hice. En ese momento cayó inconsciente”.

 

Le salpiqué agua en su rostro y recuperó la conciencia.

 

Luego gritó tres veces:

Ya Husein, Ya Husein Ya husein

 

¿Cómo es que el amado no responde el llamado del amante? Pero ¿Cómo podrías responder en tanto que tus venas han sido cortadas y tu cuerpo separado de tu cabeza?

 

Doy testimonio que eres descendiente de los Profetas y el hijo del Líderes de los Creyentes y eres la descendencia de la piedad y de la guía y el quinto miembro de la Gente del Manto, hijo del Líder de los Lideres y el hijo de Fátima, la Dama de las mujeres, ¿Cómo podría no ser así, en tanto que la mano del Líder de los Apóstoles (a.s.) te alimentó y fuiste amamantado por el pecho de la creencia, criado en el regazo de gente piadosa.

Por lo tanto has gozado de un estado placentero en vida y después de tu muerte, sin embargo, los corazones de los creyentes están tristes por tu separación y no dudan de tu gran posición. Entonces sobre ti sea la Paz de Allah y Su Complacencia. Doy testimonio que tuviste que enfrentar lo que enfrentó tu hermano el Profeta Juan el Bautista (a.s.)

 

 

Luego Yabir sintió una presencia en la tumba y dijo: “La paz sea contigo y con las almas que descendieron en la vecindad de al-Husein (a.s.)…Doy testimonio que perseveraste en tus oraciones y diste el zakāt y encomendaste el bien y prohibiste el mal, luchaste en contra de los que negaron la religión y que adoraste a Allah hasta la certeza total. Juro por Aquel que envió a Muhammad  como Profeta con la verdad; ciertamente participamos en lo que tu enfrentaste”

 

 

‘Atyahh(sin entender esta poderosa disertación) dijo: “le pregunté a Yabir: ‘¿Cómo puede ser posible si no hemos descendido sobre ningún valle ni escalado ninguna montaña, ni peleamos con nuestras espadas, en tanto que las cabezas de los compañeros de al-Husein (a.s.) fueron separadas de sus cuerpos, sus hijos quedaron huérfanos y sus mujeres viudas?’

 

Yabir dijo: “Oh, Atiyaah, escuché del mi amado Profeta de Allah (P) y su familia que dijeron: “Aquel que ame a un grupo, será resucitado con ellos y aquel que ame los actos de una nación, será considerado como aquel que participó de dicha acción junto a ellos. Juro por Aquel que envió a Muhammad como Profeta, ciertamente mi intención y la de mis compañeros es conforme a la intención de al-Husein y de sus compañeros”.

 

Luego Yabir le dijo a Atiyah: “Llévame a las casa de Kufa”

 

‘Atiyah dijo: “Cuando llegamos a un cierto punto en el camino, Yabir me dijo: ‘Oh Atiyah, quiero aconsejarte, pues no creo que te veré después de este corto viaje. Ama a aquel que ame a la Familia de Muhammad y aborrece a aquel que aborrece a la familia de Muhammad, puesto que si una persona ayuna y ora regularmente y se amista con aquel que ama a la Familia de Muhammad, entonces, si uno de sus pies resbalara debido a muchos pecado, el otro pie estaría firme debido al amor por la Familia de Muhammad, por que ciertamente que aquel que ama a la Familia de Muhammad irá al Paraíso y a quien los aborrezca irá al Infierno”.

 

 

 

El Imam a-Husayn (a.s.) y su adoración a Dios.

  1. Ibn ‘Abd Rabbih narra que le preguntaron por ‘Ali ibn al-Husayn (a.s.): “¿Por qué son tan poco la progenie de tu padre?” El Imam (a.s.) respondió “Me sorprendo, como fue que pudo engendrar hijos, debido a que siempre estaba imbuido en la oración de día y de noche. Solía realizar mil rakahs (unidades) de oración cada día. ¿Cómo pudo tener tiempo para mujeres?”.[1]
  2. Ibn Sabbagh Maliki narra que “Cuando al-Husayn ibn ‘Ali (a.s.) rezaba, su color de piel palidecía”. Le preguntaron, “¿Qué es lo que te hace volverte así cuando estás rezando?”. El Imam (a.s.) contestó, “Ustedes no logran entender frente a quien estoy parado cuando rezo”.[2]
  3. Zamajshari escribió que algunas personas vieron a al-Husayn ibn ‘Ali (a.s.) realizar la circunvalación a la Ka’bah (tawaf). Cuando llegó a la Estación de Ismael, realizó sus oraciones, después, colocó su rostro en la estancia de Ismael y comenzó a llorar y decía, “Tu humilde esclavo se encuentra en la puerta de Tu casa”. Por mucho tiempo, estuvo repitiendo estas frases. Después, cuando abandonaba ese lugar, dirigió su mirada hacia un grupo de gentes pobres que comían mendrugos de pan. El Imam al-Husayn (a.s.) se dirigió hacia ellos y los saludó, diciendo “assalamualaikum”. Ellos respondieron su saludo y lo invitaron a comer con ellos. Se sentó pero no tomó del alimento. Él dijo, “si vuestro alimento no hubiese sido de caridad (sadaqah) habría comido de él”. Luego les dijo, “Levántense y vengan conmigo a mi casa”. Cuando llegaron a su casa, el Imam al-Husayn (a.s.) les dio comida y ropas.[3]
  4. Se narra que ‘Abd Al-lah ibn ‘Ubayd ibn ‘Umar dijo: “al-Husayn ibn ‘Ali (a.s.) realizó el Hayy (Peregrinación a Meca) 25 veces a pie, a pesar de estar acompañado de sus mejores y más finos caballos”.[4]
  5. Ibn ‘Ab al- Barr dijo; “Al-Husayn (a.s.) era un hombre muy religioso y erudito. Ayunaba, oraba y peregrinaba demasiado”[5]
  6. En su propia cadena de transmisión (sanad), Tabari narra que Dahlak ibn ‘Ab Al-lah Mashriqi dijo: “Cuando la desgracia llegó a Karbalá, al-Husayn (a.s.) y sus compañeros pasaron toda la noche orando, pidiendo perdón, suplicando y buscando a Al-lah…”.[6]

La Paciencia del Imam al-Husayn (a.s.)

Se ha registrado que el Imam ‘Ali ibn al-Husayn (a.s.) dijo: “Al-Husayn solía decir: Si alguien me insulta en mi oído derecho y luego se disculpa en mi oído izquierdo, ciertamente que aceptaré su disculpa porque escuché al Amir al-Mu’minin ‘Ali ibn Abi Talib (a.s.) narrar un hadiz de mi abuelo (El Profeta Muhammad) que decía[7]:

Aquel que no acepte las disculpas, sean falsas o sinceras no llegará a la Fuente del kauzar (En el paraíso)”.

  1. Se ha narrado que uno de los esclavos del Imam al-Husayn (a.s.) había cometido una falta la cual merecía una rectificación. El Imam (a.s.) ordenó que el esclavo fuese castigado por esa falta. El esclavo le pidió perdón al Imam al-Husayn (a.s.), leyendo unos versículos del Sagrado Corán. Le dijo: “Oh Amo mío, Dios el Exaltado ha revelado, “Y aquellos que contienen su ira[8]El Imam al-Husayn (a.s.) contestó, “Déjenlo ir, He contenido mi ira”. El esclavo continuó recitando, “… y perdonan a los hombres”. El Imam (a.s.) dijo, “Te he perdonado”. El esclavo dijo, “Dios ama a los bienhechores”. El Imam dijo, “Eres libre en el camino de Dios”. Después[9] de este suceso, el Imam al-Husayn (a.s.) ordenó que le dieran un obsequio valioso al esclavo liberado.

La virtudes del Imam al-Husayn (a.s.) en las palabras del Santo Profeta (P).

  1. En su propia cadena de transmisión (sanad), Bujari cita de Nai’m que dijo:

“Le preguntaron a ibn ‘Umar, ¿Cuál es el dictamen sobre un muhrim (una persona que visita la sagrada Casa de Dios) que mata una mosca? Ibn ‘Umar respondió: ‘A La gente de Irak les importa más preguntar sobre la muerte de una mosca ignorando el haber asesinado al hijo de la hija del Profeta (P)’. Luego añadió, ‘El Santo Profeta (P) dijo, ‘al-Hasan y al-Husayn son mis dos floreces fragantes en este mundo’”.[10]

  1. En su propia cadena de transmisión al-Hakim al-Nayshapuri narra que: “Salman al Farsi dijo, ‘El Profeta de Dios solía decir:

Al-Hasan y al-Husayn son mis dos hijos. Aquel que los ame ciertamente me ha amado. Aquel que me ame es amado por Dios y todo aquel que es amado por Dios entrará al Paraíso. Todo aquel que los odie, en realidad me ha odiado, y aquel que me odie, es odiado por Dios y todo aquel que es odiado por Dios será arrojado al fuego del Infierno.’”[11]

  1. También en su propia cadena de transmisión, al-Hakim al-Nayshapuri narró que: “Ibn ‘Umar dijo, “El Profeta de Dios dijo:

‘Al-Hasan y al-Husayn son los líderes de los jóvenes del Paraíso, y su padre es mejor que ellos dos.’”[12]

  1. En su propia cadena de transmisión, al-Tirmidi cita de Yusuf ibn Ibrahim de Anas ibn Malik que “Le preguntaron al Profeta acerca de quién de entre los Ahlulbayt (a.s.) era más amado por él. Respondió, ‘Al-Hasan y al-Husayn’. El Profeta solía siempre decirle a Fátima (a.s.) “Trae a mis dos hijos”. Luego los apretaba en su pecho y olía sus fragancias”.[13]
  2. Ya’la Ibn Marrah dice: “El Santo Profeta (P) y yo salimos de la casa para asistir a una reunión social a la cual habíamos sido invitados. En el trayecto, el Profeta (P) vio a al-Husayn (a.s.) que estaba jugando. El Profeta de Dios (P) rápidamente fue hacia él y extendió sus brazos para abrazarlo, pero al-Husayn (a.s.) jugueteando, corría de un lado para otro. Ambos comenzaron a reír, y por último, el Profeta (P) logró atraparlo. Colocó una de sus manos debajo del mentón de al-Husayn (a.s.) y la otra mano sobre su cabeza. Por último, se abrazaron y besaron mutuamente. Luego, dijo el Profeta (P):

“Al-Husayn es de mi  y yo soy de al-Husayn. Dios ama a todo aquel que ame a al-Husayn. Al-Hasan y al-Husayn son mis dos nietos’”.[14]

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog