Arba’in: la gran manifestación de hermandad en el mundo

Back to Blog

Arba’in: la gran manifestación de hermandad en el mundo

Arba’in: la gran manifestación de hermandad en el mundo

Arba’in significa 40, y en el Islam hace referencia al aniversario del cuadragésimo día después de Ashura (10 de morharram). Así, en Ashura se recuerda el martirio del Imam Hussein Ibn Ali (P), y en el Arba’in, los cuarenta días después de su martirio.

Pero Arba’in —el número 40— guarda también un sentido metafísico, por ejemplo el ser humano suele alcanzar su perfección, es decir, su plena madurez espiritual e intelectual— a los 40 años; los místicos  acostumbran a hacer retiros espirituales de 40 días, incluso en nuestros días somos testigos de cómo los creyentes hacen retiros de  40  noches en la mezquita de Yamkaran y la mezquita Al-Sahlah, de las ciudades de Qom y Kufa, respectivamente, debido a una promesa hecha.

Algunas narraciones islámicas dicen que para purificar y recibir bendiciones e iluminar nuestras vidas, es necesario vigilar el ego durante  40 días:

قال رسول الله (ص) من اخلص لله اربعين يوما فجر الله ينابيع الحكمة من قلبه على لسانه

(سفينه ‏البحار، شيخ عباس قمى، ماده خلص)

Dijo el Profeta del Islam (PB):

«Quien se purifica solo para Dios 40  días,  Dios hace que corra la fuente de sabiduría desde su corazón  hasta su lengua»

(Safīnat al-Biḥār, Sheij ‘Abbas Qomi)

El Profeta Moisés (P) fue al monte Sinaí donde se encontró con Dios durante 40 días:

»وَ واعَدْنا مُوسى‏ ثَلاثینَ لَیْلَةً وَ أَتْمَمْناها بِعَشْرٍ فَتَمَّ میقاتُ رَبِّهِ أَرْبَعینَ لَیْلَةً«

«Nosotros tuvimos un encuentro con Moisés durante treinta noches, que completamos con otras diez. Siendo, por tanto, de cuarenta noches la cita con su Señor». (Corán Sura 7, aleya 142)

El Arba’in marca un importante punto de inflexión en el movimiento de Karbalá; este día, que es tan importante que el día de Ashura, es significativo por muchas razones, la principal es que nuestra Sra. Zainab y el Imam Saŷŷad (P) volvieron de Damasco a la tierra de Karbalá, y realizaron la visita (ziyarat) al Imam Hussein (P) y los otros mártires de Karbalá.

Yaber ibn Abdullah Ansari —compañero insigne del Profeta Muhammad (P)— visitó descalzo ese mismo día la tumba del Imam Hussein (P), a pesar de sus problemas de visión.

Yaber, primero hizo el baño ritual completo (ghusl) en el río Éufrates, posteriormente se acercó a la tumba del Señor de los Mártires, y dijo tres veces: «¡Oh amigo! ¡Oh Hussein!»

Luego manifestó:

«¿Cómo un amigo no responde a su amigo?»

Su tristeza fue tan grande que no se pudo contener y se desmayó, pero pasó a la historia como el primer seguidor de Ahlul Bait (P) en realizar lo que hoy se conoce como el Arba’in.

(Mafâtih al-Ŷinân)

En innumerables hadices se exhorta a los creyentes que en el día de Arba’in expresen sus condolencias y realicen la ziyarat al Imam Hussein (P):

قال الْحَسَنِ الْعَسْكَرِيِّ ( عليه السلام ): »عَلَامَاتُ الْمُؤْمِنِ خَمْسٌ : صَلَاةُ الْخَمْسِينَ، وَ زِيَارَةُ الْأَرْبَعِينَ، وَ التَّخَتُّمُ فِي الْيَمِينِ، وَ تَعْفِيرُ الْجَبِينِ، وَ الْجَهْرُ بِبِسْمِ اللَّهِ الرَّحْمَنِ الرَّحِيمِ«

Dijo el Imam Hasan Al-‘Askari (P):

«Los signos del creyente son cinco:

(1) Recitar 51 ciclos de oración al día (17 ciclos de las oraciones obligatorias y 34 de las oraciones preferibles).

(2) Ir a Karbalá para visitar al Imam Hussein (P) [y a los otros mártires, o al menos recitar la ziyarat del Imam, desde donde uno se encuentre].

(3) Usar un anillo cornalina en la mano derecha.

(4) Prosternarse  poniendo la frente sobre la tierra (preferentemente sobre la tierra de Karbalá).

(5) Pronunciar el «bismi-llāhi r-ramāni r-raīm» en voz alta.

Ojala tengan éxito

Fundación oriente M.R

Colaboración  Mstafa  El salvadori

 

Recomendamos a los carísimos hermanos recitar  la siguiente salutación para el Imam Hussein (P), el Señor de los Mártires:

Salutación del Heredero (Ziyarat-ul Wâriz)

بِسْمِ اللهِ الرَّحْمنِ الرَّحيمِ

(bismil·lâhi-r rahmâni-r rahîmi)

En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يا وارِثَ آدَمَ صَفْوَةِ اللهِ،

(as salâmu ‘alaika iâ uâriza âdama safuati-l·lâhi)

¡La paz sea contigo  [Hussein] oh heredero  de  Adán el  elegido  de Dios!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يا وارِثَ نُوح نَبِيِّ اللهِ،

(as salâmu ‘alaika iâ uâriza nûhin nabîi-l·lâhi)

¡La paz sea contigo  oh heredero  de  Noé el profeta de Dios!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يا وارِثَ اِبْراهيمَ خَليلِ اللهِ،

(as salâmu ‘alaika ia uâriza ibrâhima jalîli-l·lâhi)

¡La paz sea contigo oh heredero de Abraham el amigo de Dios!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يا وارِثَ مُوسى كَليمِ اللهِ،

(as salâmu ‘alaika iâ uâriza mûsâ kalîmi-l·lâhi)

¡La paz sea contigo oh heredero de Moisés aquel a quien Dios le habló!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يا وارِثَ عيسى رُوحِ اللهِ،

(as salâmu ‘alaika iâ uâriza ‘îsâ rûhi-l·lâhi)

¡La paz sea contigo, oh heredero de Jesús el espíritu de Dios!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يا وارِثَ مُحَمَّد حَبيبِ اللهِ،

(as salâmu ‘alaika iâ uâriza muhammadin habîbi-l·lâhi)

¡La paz sea contigo, oh heredero de Muhammad el amado de Dios!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يا وارِثَ اَميرِ الْمُؤْمِنينَ عَلَيْهِ السَّلامُ،

(as salâmu ‘alaika iâ uâriza amira-l mu’minîna ‘alaihi-s salâmu)

¡La paz sea contigo, oh heredero de Alí el Príncipe de los Creyentes!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يَا بْنَ مُحَمَّد الْمُصْطَفى،

(as salâmu ‘alaika iâ-bna muhammadini-l mustafâ)

¡La paz sea contigo, oh hijo de Muhammad Mustafa (el Elegido)!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يَا بْنَ عَلِيِّ الْمُرْتَضى،

(as salâmu ‘alaika iâ-bna ‘alîini-l murtadâ)

¡La paz sea contigo, oh hijo de Alí Al-Murtada (Aquel de quien Dios está complacido)!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يَا بْنَ فاطِمَةَ الزَّهْراءِ،

(as salâmu ‘alaika iâ-bna fâtimata-z zahrâ’i)

¡La paz sea contigo, oh hijo de Fátima Zahrá (La resplandeciente)!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يَا بْنَ خَديجَةَ الْكُبْرى،

(as salâmu ‘alaika iâ-bna jadîÿata-l kubrâ)

¡La paz sea contigo, oh hijo de Jadiyat Al-Kubra!

اَلسَّلامُ عَلَيْكَ يا ثارَ اللهِ وَابْنَ ثارِهِ وَالْوِتْرَ الْمَوْتُورَ،

(as salâmu ‘alaika iâ zâra-l·lâhi, ua-bna zârihi, wa-l uitra-l mautûra)

¡La paz sea contigo, oh aquel por cuya sangre Dios reclama venganza e hijo de aquel por cuya sangre Dios reclama venganza, y [de aquel que fue] tratado injustamente sin ser resarcido!

اَشْهَدُ اَنَّكَ قَدْ اَقَمْتَ الصَّلاةَ وَآتَيْتَ الزَّكاةَ، وَاَمَرْتَ بِالْمَعْرُوفِ وَنَهَيْتَ عَنْ الْمُنْكَرِ،

(ash·hadu annaka qad aqamta-s salâta, wa ataita-z zakâta,

wa amarta bi-l ma‘rûfi, wa nahaita ‘ani-l munkari)

Doy testimonio que hiciste la oración y diste el azaque, que ordenaste el bien y prohibiste el mal,

وَاَطَعْتَ اللهَ وَرَسُولَهُ حَتّى اَتاكَ الْيَقينُ،

(wa ata‘ta-l·lâha wa rasûlahu hattâ ataka-l iaqînu)

que obedeciste a Dios y a Su Mensajero hasta alcanzar la certeza.

فَلَعَنَ اللهُ اُمَّةً قَتَلَتْكَ، وَلَعَنَ اللهُ اُمَّةً ظَلَمَتْكَ،

(fa la‘ana-l·lâhu ummatan qatalatka, wa la‘ana-l·lâhu ummatan dzâlamatka)

Por lo tanto, pido a Dios que maldiga a aquellos que te asesinaron, y maldiga a aquellos que te oprimieron,

وَلَعَنَ اللهُ اُمَّةً سَمِعَتْ بِذلِكَ فَرَضِيَتْ بِهِ،

(wa la‘ana-l·lâhu ummatan sami‘at bi dhâlika fa radiat bihi)

y maldiga Dios a aquellos que lo escucharon y se satisficieron [con ello].

يا مَوْلايَ يا اَبا عَبْدِاللهِ، اَشْهَدُ اَنَّكَ كُنْتَ نُوراً فِي الاْصْلابِ الشّامِخَةِ، وَالاْرْحامِ الْمُطَهَّرَةِ،

(iâ maulâia, iâ abâ ‘abdi-l·lâhi, ash·hadu annaka kunta nûran

fi-l aslâbi-sh shâmijati, wa-l arhâmil mutahharati)

¡Oh señor mío, oh Aba Abdillah! Doy testimonio que fuiste una luz [que se trasladaba cargado] sobre nobles espaldas y entrañas puras [de una ascendencia exaltada y purificada por completo].

لَمْ تُنَجِّسْكَ الْجاهِلِيَّةُ بِاَنْجاسِها، وَلَمْ تُلْبِسْكَ مِنْ مُدْلَهِمّاتِ ثِيابِها،

(lam tunaÿÿiska-l ÿâhilîiatu bi anÿasihâ,

wa lam tulbiska mim mudlahimmâti ziabihâ)

[La época de] la ignorancia (preislámica) no te contaminó con sus diferentes formas de impurezas (vicios), ni te vistió con sus ropajes de lobreguez (malas costumbres).

وَاَشْهَدُ اَنَّكَ مِنْ دَعائِمِ الدّينِ، وَاَرْكانِ الْمُؤْمِنينَ،

(wa ash·hadu annaka min da‘â’imi-d dîni, wa arkâni-l mu’minîna)

Doy testimonio que en verdad, tú te encuentras entre las  bases de la religión y entre los pilares de los creyentes.

وَاَشْهَدُ اَنَّكَ الاْمامُ الْبَرُّ التَّقِيُّ الرَّضِيُّ الزَّكِيُّ الْهادِي الْمَهْدِىُّ

(wa ash·hadu annaka-l imâmu-l barru-t taqîiu-r radîiu-z zaqîiu-l hâdiu-l mahdîiu)

Doy testimonio que tú eres el Imam, virtuoso, devoto, y satisfecho con la voluntad de Dios, purificado, guía y bien guiado.

وَاَشْهَدُ اَنَّ الاْئِّمَةَ مِنْ وُلْدِكَ كَلِمَةُ التَّقْوى، وَاَعْلامُ الْهُدى، وَالْعُروَةُ الْوُثْقى، وَالْحُجَّةُ عَلى اَهْلِ الدُّنْيا،

(wa ash·hadu anna-l aimmata mi-w wuldika kalimatu-t taquâ,

wa a‘lâmu-l hudâ, wa-l ‘uruatu-l wuzqâ, wa-l huÿÿatu ‘alâ ahli-d duniâ)

Doy testimonio que en verdad los Imames de tu descendencia son la palabra de piedad, los signos de la guía, el asidero más firme [de la religión] y la prueba de Dios sobre la tierra.

وَاُشْهِدُ اللهَ وَمَلائِكَتَهُ وَاَنْبِياءَهُ وَرُسُلَهُ اَنّي بِكُمْ مُؤْمِنٌ وَبِاِيابِكُمْ، مُوقِنٌ بِشَرايـِعِ ديني وَخَواتيمِ عَمَلي،

(wa ush·hidu-l·lâha wa malâ’ikatahu wa ambiâ’ahu

wa rusulahu, annî bikum mu’minu-w wa bi îiâbikum,

mûqinum bi sharâi‘i dinî wa jauâtimi ‘amalî)

Dispongo por testigos a Dios, Sus ángeles, Sus Profetas y a Sus Enviados, que yo creo en vosotros y creo en vuestro retorno [luego de la aparición del Imam de la época]. Tengo certeza en los preceptos de mi religión y en la consecuencia de mis actos.

وَقَلْبي لِقَلْبِكُمْ سِلْمٌ وَاَمْري لاِمْرِكُمْ مُتَّبِـعٌ، صَلَواتُ اللهِ عَلَيْكُمْ وَعَلى اَرْواحِكُمْ وَعَلى اَجْسادِكُمْ وَعَلى اَجْسامِكُمْ وَ عَلى شاهِدِكُمْ وَعَلى غائِبِكُمْ وَعَلى ظاهِرِكُمْ وَعَلى باطِنِكُمْ

(wa qalbî li qalbikum silmu-w, wa amrî li amrikum muttabi‘un, salauâtu-l·lâhi ‘alaikum wa ‘alâ aruâhikum wa ‘alâ aÿsâdikum wa ‘alâ aÿsâmikum wa ‘alâ shâhidikum wa ‘alâ gâ’ibikum wa ‘alâ dzâhirikum wa ‘alâ bâtinikum)

Mi corazón se encuentra en paz con vuestros corazones, mis asuntos obedecen a vuestros asuntos. La paz de Dios sea con vosotros, vuestras almas, contexturas y cuerpos, con aquellos de vosotros que estuvieron presentes y sobre los ausentes, y con aquellos de vosotros que se encuentren manifiestos como aquellos que se encuentren ocultos.

Extraído del libro «Las llaves del Paraíso»

Fuente: www.islamoriente.com

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog